escudoAlcala de la Selva

foto de alcalaEn el municipio existen varios yacimientos arqueológicos de la edad del Bronce, como el de Cueva Pijetas (del Bronce Inicial) y el de El Castillo (del Bronce Pleno). De la época ibérica se han encontrado materiales de gran interés en la zona denominada El Castillejo. Dado que la palabra Alcalá procede del árabe Al Kalat (el castillo), en este lugar debió de existir una fortaleza en la época musulmana. El reciente descubrimiento de restos del primitivo recinto musulmán sobre el que se alza la actual fortaleza, podría confirmar el origen musulmán de la localidad. Aparece citada por vez primera en 1118, cuando Alfonso I la dio junto con otras villas a Lope Iohannes de Tarazona. Dicha ocupación debió de ser meramente militar, disminuyendo la influencia cristiana tras la muerte de este monarca. Su reconquista definitiva tuvo lugar durante el reinado de Alfonso II, quien la donó a la abadía francesa de la Gran Selva Mayor en Gascuña (Francia), pasando a denominarse Alcalá de la Selva. Los monjes de esta abadía la tuvieron en su poder hasta 1375, fecha en la que fue vendida a la familia Heredia. En el contexto de la Primera Guerra Carlista, el 12 de septiembre de 1835 entraron en la villa las tropas carlistas de Carlos María Isidro de Borbón, quienes rehabilitarían el castillo, ocupándolo hasta el 30 de abril de 1840, cuando sería tomado, a las siete de la tarde, por las fuerzas nacionales bajo las órdenes de O'Donnell.

Patrimonio Civil y Cultural

Otro conjunto de gran interés es el Castillo de los Heredia, de origen medieval y levantado sobre uno anterior musulmán. Las obras de la actual fortaleza empezaron en 1375.Goza de una inmejorable situación, enclavado en lo alto del Cerro Norte. Conserva la torre del homenaje, con varios pisos en altura, y presenta muros de mampostería reforzados con sillares en las esquinas. Posee una planta de rectangular acabada en quilla, infrecuente en emplazamientos sobre promontorios rocosos, lo que corrobora su condición de vivienda nobiliaria. Hay que hacer mención de la denominada Piedra del Sapo, situada a la entrada del pueblo junto al campo de fútbol; según la leyenda, la piedra tiene el poder de otorgar suerte, salud, dinero y amor. Se dice que potencia la capacidad amatoria a aquellos que la golpeen tres veces en una noche de luna llena.

Lugares de Interes

• Iglesia Parroquial. Templo del siglo XVI. Consta de tres naves cubiertas con bóvedas de crucería estrellada. Su portada es de estilo manierista.

• Castillo Medieval. De origen árabe, reconquistado por Alfonso II. En el año 1175 lo donó a la abadía francesa de la Gran Selva. De ahí el nombre de la localidad. Doscientos años después fue vendido por los monjes al señor de Mora de Rubielos, Juan Fernández de Heredia, siendo reconstruido y convertido en estancia de recreo. Fue ampliado y reconstruido en 1839, de estilo roquero del S. XII, planta triangular poco frecuente en castillos sobre roca. Construido de mampostería con sillería en las aristas. Lo forman dos salas superpuestas, en la planta baja el espacio central está cubierto con bóveda de cañón apuntado de sillería y la lateral sur con bóveda de horno. En el centro del castillo existe un patio.

• Humilladero. Construcción de sillería, planta cuadrada con cuatro arcos de medio punto. Esta construcción tan peculiar es casi exclusiva de la localidad siendo muy escasas las construcciones de este tipo en toda la península. Realizado por Miguel Palomar en 1628. Presenta cúpula vaída decorada con esgrafiado sobre pechinas trapeciales con restos de pintura. En el interior de cada esquina formada por los arcos hay una hornacina de concha, y la clave de los arcos decorada con una cabeza de ángel.

• Santuario Virgen de la Vega. Obra Barroca del S. XVIII construida en 1751 por el maestro Juan Escuder. Fachada de piedra sillar. Consta de tres naves armadas con arcos fajones, y pilares cuadrados, la central está cubierta con bóveda de medio cañón y las laterales con bóveda de arista. En el crucero cúpula sobre pechinas, destacan las pinturas murales de las bóvedas. Rompiendo la cornisa barroca de la fachada aparece la doble espadaña con sus arcos de formalete y campanas.

Fiestas

La fiesta principal, se celebra todos los años, en honor de la Virgen de la Vega – del 7 al 10 de septiembre -. Podemos ver una particular muestra de folklore, el antiguo Dance de Alcalá de la Selva que se realiza los días 8 y 9 de septiembre, el dance es interpretado por 8 danzantes, son niños de edades entre los 8 y los 10 años ataviados con vestiduras blancas con cintas de colores, gorros de paja y acompañados de castañuelas que realizan una serie de mudanzas y dichos acompañados de otros elementos como son los palos, espadas, coberteras, arcos y palo de cintas, estos danzantes van acompañados por los pastores o graciosos, son tres personajes vestidos con pieles, zurrones, garrotes y acompañados de una castañuela de grandes dimensiones. Ellos son los encargados de la protección de los danzantes durante las procesiones, su función es dejar espacio suficiente para que los niños puedan bailar, también tienen un papel lúdico van bromeando y contando chascarrillos a las personas que se sitúan a su alrededor, en su actuación recrean la vida del pastor durante todo el año y la alegría que supone un día de fiesta como el de la patrona, o San Roque, dentro de su papel también hacen una merienda en la que van comiendo distintos alimentos haciendo una serie de graciosadas, seguidamente parten unas tortas de grandes dimensiones que luego son repartidas desde lo alto a todo aquel que quiera probar. Todo ello con una entonación muy peculiar, al finalizar su actuación el día 9 cuentan varias anécdotas divertidas acontecidas en la localidad, acto seguido actúan los embajadores estos personajes van montados a caballo, existen dos bandos, los moros y los cristianos, ataviados cada cual según el papel que representan. Tienen una participación muy activa durante el día 8 de septiembre en el que representan la embajada y el día 9 acompañan a la procesión y asisten a la misa pero ya desprovistos de sus caballerías. Existen varias embajadas, hay dos textos en los que participan tres personas en cada bando, otro texto en el que participan 4 personas en cada bando y por último otra embajada en la que son cuatro personas en el bando moro y 4 personas en el bando cristiano acompañadas también de un niño que representa al hijo del general cristiano. Las embajadas representan la reconquista de la villa por parte del ejército cristiano, todas ellas interpretadas con una entonación determinada.

Anterior Indice Siguiente