escudoMatet

foto de matetEl origen de la población es musulmán, como atestigua su trazado urbano, situándose la fecha más posible de su fundación entre finales del siglo XII y comienzos del XIII. Se cree que Matet aparece sobre finales del siglo XII o principios del XIII. De origen árabe, después de la Conquista perteneció al Duque de Sessa y posteriormente pasó en confiscación al Rey. Luego lo vendió al Conde de Aranda y últimamente al dominio de D. Pedro de Urrea. Posteriormente fue reconquistada, de manos de Zayd Abu Zayd, por Jaime I en 1238 quien la dónó el 22 de mayo del mismo año a Berenguer de Palou, obispo de Barcelona y en 1280 pertenecía a don Pedro Cornell. Más adelante formó parte del patrimonio del duque de Sessa hasta que la posesión llegó a manos de Sancha Ferrandis, como sucesora del primer dueño de la localidad, quien se casó con Jaime Pérez, hijo de Pedro IV, para el cual había creado el señorío de Segorbe por lo que ambos señoríos quedaron unidos. Dicha unión permaneció hasta 1430 debido a que Alfonso V se anexionó las posesiones de Fadrique, conde de Luna debido a su traición en la guerra que había mantenido contra Castilla. En 1437, el rey vendió el castillo de Almonecir a Vidal de Castellá. Tras diversas herencias, el castillo de Almonacir recayó en manos de la casa ducal de Cardona, que estaba unida al ducado de Segorbe desde 1562. Aunque este hecho fue efímero debido a que el 8 de mayo de 1581 fue vendida a don Dionisio de Reus que la cedió al conde de Aranda. El 18 de abril de 1582, se otorgó en Vall de Almonacid la Carta Puebla del lugar de Matet por don Juan Ximénez de Urrea y Doña Juana de Enríquez (Condes de Aranda), ante Francisco Marino y Pedro Monçonis o Montsonis.

Lugares de interes

• El Pilón. Es una torre defensiva de origen musulmán se encuentra situada en la cima de la colina rocosa donde está situada la población. Esta esbelta torre de cuerpo cilíndrico con construcción de mampostería dispone de un acceso principal elevado.

• Casa Consistorial. De la década de los años 60 del siglo XX.

• Ermita Santa Bárbara. Se encuentra en la cima del monte del Calvario, habiendo sido restaurada recientemente.

Recorrido Urbano

Dominado el pueblo por el Pilón, torre árabe del siglo XI emplazada en una pequeña colina, a cuya falda se extiende el municipio, presenta este calles estrechas y adaptadas a las curvas de nivel, que nos confirma su origen árabe. La Torre del Pilón, recientemente restaurada e iluminada, es reflejo de la larga historia de esta población. La entrada a la localidad la preside un Ruejo o Almazara antigua, que era movido por las aguas del barranco, junto al molino actual propiamente dicho donde se produce esta riqueza fundamental para Matet, el aceite. Siguiendo la calle principal, nos encontramos la plaza Comunidad Valenciana, con una pequeña fuente y dos pintorescos cuadros, y pasando por la Plaza de la Fuente llegamos a la Plaza de la Iglesia donde encontramos la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, del siglo XVII, de una sola esbelta nave rectangular, con cuatro capillas a cada lado, siendo la primera de la derecha el arranque del campanario. El altar mayor, del s. XVIII, está trabajado en madera y plata con adornos y alegorías dedicadas a San Juan Bautista. Desde la Plaza, la Calle de la Purísima nos lleva hasta un paseo con una balconada sobre el barranco y una fuente de piedra con cinco caños. A la Ermita de Santa Bárbara situada en la cima de la colina, se llega subiendo por un calvario con sus catorce estaciones de mosaico, muy cerca del Pilón. Callejear por las calles pintorescas, acogedoras y simpáticas de Matet es un ejercicio saludable y recomendable, donde encontraremos también casas blasonadas.

Gastronomía y Fiestas Populares

La gastronomía de Matet basa su excelencia en el aceite de oliva virgen producido de manera tradicional en la almazara del pueblo y que está presente en la elaboración del típico "rustido" de pollo y conejo, bollos de sardinas y panceta, así como gachas y olla y postres como la regaña y "congretes". Las Fiestas comienzan en Matet pronto en el año, con la celebración de San Antonio Abad, el fin de semana más próximo al 17 de enero, con el encendido de hogueras en todas las calles y el reparto de Torrá de embutido y panceta en la plaza. El domingo, bendición de los animales, de los campos y las fuentes y reparto de les congretes, pasta típica. Las fiestas patronales se celebran en agosto en honor a la Virgen de la Asunción y a San Juan Bautista a lo largo de 15 días con eventos diversos como toros, verbenas, actos religiosos... Se celebra en estos días una Romería a la Ermita de Santa Bárbara. También en el mes de octubre se celebran fiestas en honor a la Virgen del Rosario. Se oficia una misa en honor de la Virgen y una comida de hermandad, y serenata por la noche.

Anterior Indice Siguiente