escudoSegorbe

foto de segorbeHay constacia de presencia humana en Segorbe desde tiempos prehistóricos, siendo los restos más antiguos del Paleolítico medio. La en aquella época sería muy poco numerosa, y no se sedentarizaría hasta la Edad del Bronce, época de la cual hay constancia de numerosos asentamientos, la mayoría de los cuales con permanencia también en el periodo ibérico. De esta época datan los primeros hallazgos en el Cerro de Sopeña, núcleo primigenio del actual Segorbe. Esta densificación de la población se explica por su situación en un punto estratégico, desde el que se domina el camino natural entre la costa mediterránea y Aragón. Debido a la presencia humana desde tiempos tan remotos y lo parecido del nombre, ha sido identificada erróneamente con la ciudad de Segóbriga nombrada por varios autores clásicos como Estrabón, Plinio el Viejo o Ptolomeo, y actualmente identificada con las ruinas de Cabezo de Griego en Saelices (Cuenca). En la Hispania visigoda fue sede episcopal de la iglesia católica, sufragánea de la Archidiócesis de Toledo que comprendía la antigua provincia romana de Cartaginense en la diócesis de Hispania. El primer periodo de esplendor de la ciudad llegó con la dominación musulmana. Llegó a ser la residencia de Zayd Abu Zayd, último gobernador almohade de Valencia, desposeído del cargo por Zayyan quien se convirtió en el último rey musulmán de la Taifa de Valencia en 1229. Zayd se había hecho feudatario del rey aragonés Jaime I el Conquistador en 1225. Tras su exilio en Segorbe, se ratificó su acuerdo y Segorbe fue utilizado como base para la siguiente conquista de Valencia en 1238. Inmediatamente fue nombrada sede episcopal al trasladarse a ella la que hasta entonces había estado en la villa turolense de Albarracín.4​ Ello le granjeó la enemistad del obispado de Valencia, debiendo la Santa Sede dirimir la cuestión al acordar la fusión de las sedes de Albarracín y Segorbe en 1259, que fueron declaradas sedes distintas, pero unidas, situación en que se hallaron hasta 1577 en que se separaron definitivamente. Vista de la catedral con su característica torre de planta trapezoidal. Desde la reconquista la importancia de Segorbe fue creciendo hasta llegar a ser residencia del rey Martín I de Aragón durante el siglo XIV debido al matrimonio de este con la segorbina María de Luna. En 1435 pasó de formar parte del patrimonio real a las manos del infante Enrique tras la creación del Señorío de Segorbe por parte de Alfonso V de Aragón el Magnánimo para compensar al infante de las pérdidas que había sufrido en el Reino de Castilla. En 1459, Juan II de Aragón le otorgó el título de ciudad ducal, siendo su primer duque de Segorbe el infante Enrique de Aragón y Pimentel también llamado "Infante Fortuna" lo que causó una insurrección popular. En el siglo XVII este título abandonó la propiedad aragonesa para pasar a manos de los duques de Medinaceli. En el siglo XVIII durante la ilustración la ciudad vivió un gran auge cultural y económico que se extendió hasta el siglo XIX en el que llegó a disputar la capitalidad de la provincia con Castellón de la Plana. Durante la Guerra de la Independencia Española fue ocupada por el mariscal Suchet. Además las guerras carlistas como la Guerra Civil Española causaron graves daños en su patrimonio cultural.

Monumentos de Interes

• Catedral Basilica. Construida en el siglo XIII, adosado a la muralla, se trata del edificio más emblemático de la diócesis de Segorbe-Castellón.

• Conjunto de muralla y acueducto. Se conserva parte del lienzo de la muralla medieval, anterior al siglo XIII, en cuyo tramo final se encuentran los ojos del acueducto del siglo XIV que servía para abastecer de agua a la población.

• Torre del Botxí (o del Verdugo). Es llamada así debido a que era la residencia del verdugo (botxí en valenciano).

• Arco de la Veronica. Esta puerta de acceso se abre en la antigua muralla. Es llamada así porque en su parte interior conserva una imagen de la Santa Faz.

• Torre de la Carcel. Está torre del siglo XIV está situada junto a una de las antiguas puertas de acceso a la ciudad. Exteriormente es de planta cilíndrica con un cuerpo inferior de mayor diámetro y probablemente más primitivo que el anterior, en el que se sitúan las celdas que fueron utilizadas como cárceles.

• Fuente de los cincuenta caños. Situada a un kilómetro del casco urbano en un paraje cercano al río, destaca por tener un caño con el escudo de cada provincia española.

Castillo de la Estrella o Sopeña

Se alza sobre el monte de Sopeña y tiene su origen en un alcázar medieval, posiblemente levantado sobre una acrópolis ibérica. La época de máximo esplendor del castillo se centró a finales del siglo XV. Posteriormente, al construirse el palacio ducal (actual ayuntamiento) en el casco urbano, el castillo entró en un progresivo declive, aunque aún albergó a Felipe IV en 1620. Desde mediados del siglo XVIII, sin embargo, el castillo se convirtió en una fuente de materiales empleados en diversas construcciones tanto públicas como privadas, hasta el práctico desmantelamiento del mismo. En el siglo XIX volvió a fortificarse considerablemente con motivo de las guerras carlistas, siendo principalmente de este periodo los restos que quedan en la zona, convertida actualmente en parque público.

Fiestas

• Feria de la Inmaculada. En diciembre y en el transcurso del puente de la Inmaculada (8 de diciembre) se celebra esta feria, con un gran mercado ambulante y numerosas atracciones infantiles.

• Fiestas Patronales. Se celebran a partir del último sábado de agosto, durante dos semanas, en honor de la Virgen bajo la tripe advocación de la Esperanza, del Loreto y de la Cueva Santa. Están divididas en dos partes: la primera semana se centra en los actos religiosos y está declarada de "Fiesta de interés turístico nacional". Durante la segunda semana destaca la "Entrada de Toros y Caballos" declarada "fiesta de Interés Turístico Internacional".

Anterior

Indice Siguiente