escudoTales

foto de talesEn el término municipal de Tales, se hallaron vestigios de la Época Ibérica, en su segunda mitad, pero a pesar de haberse encontrado en su zona lateral del pueblo, restos de cerámicas a mano, no se ha podido averiguar la existencia de ocupación humana. Los orígenes de la población se corresponden con una antigua alquería musulmana que, tras ser conquistada, sería donada al noble Ximén de Foces, el noble Ximén hizo venir algunas familias de Teruel, cuyos apellidos Badenes y Marco, son de procedencia aragonesa y se arraigaron en dicha población siguiendo a través de nuestros tiempos. Una vez que se constituyó el Reino de Valencia en el año 1242, el noble aragonés Ximén de Foces, se marchó de la población de Tales al servicio personal del rey Jaime I, quien cedió la propiedad de Tales a favor de Guillém de Rocafort, noble de Urgel. La población estaba dividida en dos comunidades, una era la musulmana y la otra la cristiana, teniendo cada una su correspondiente Alcalde y Cadi (Juez). Se sabe que fue dada a repoblar por primera vez en 1248, aunque más tarde se entregaría para su nueva repoblación a Pere de Castellnou, a quién tradicionalmente se le atribuye la fundación de la actual Tales. Tras la expulsión de los moriscos, quedó prácticamente deshabitada y fue repoblada con cristianos viejos por iniciativa del real comisario de la Orden de Montesa, Germano Garcerán. Perteneció al municipio de Onda hasta su segregación en el año 1842. Fue escenario de importantes acciones de armas durante las guerras carlistas. Entre ellas, la más importante fue la acaecida en el año 1839, comenzó el 1 de agosto y finalizó el 14 del mismo mes, intervinieron 18.000 hombres, en que las tropas del general Cabrera (tropas Carlistas), atrincheradas en el castillo, fueron derrotadas y desalojadas por las fuerzas del general O'Donnell (tropas liberales). A raíz de esos combates, el castillo y la población de Tales quedaron arrasadas. Como recuerdo de la batalla aparece una figura alusiva en el escudo de Tales (consiste en un hombre armado con una piqueta que descarga golpes sobre los muros de su arruinado castillo en señal de destrucción).

Castillo de Tales

Bajo la protección de la declaración de bien de interés cultural, los restos del castillo se ubican en un cerro escarpado coronando el casco urbano al borde de un acantilado. Data del siglo XII y es de origen árabe, en consonancia con el resto de castillos de la Sierra de Espadán. En su edificación, los arqueólogos han diferenciado claramente tres fases: una primera constituye el núcleo original de la construcción, posiblemente de época musulmana, la técnica constructiva empleada es la mampostería con revoco exterior de mortero de cal en la totalidad del lienzo amurallado; la segunda, también medieval y con la misma técnica constructiva está compuesta de dos torres cuadrangulares y una tercera prácticamente exenta, esta etapa incluye reformas en distintas zonas, como la apertura de ventanas; por último, la tercera fase constructiva corresponde al siglo XIX, durante las guerras carlistas se levantaron tres torres semicirculares, las paredes de unas habitaciones y un aljibe de tamaño medio sobre los restos de la etapa anterior, estas modificaciones se adaptaron la estructura del edificio para ser defendido por el uso de fusiles y artillería.

Monumentos

• Torre de Cabrera y Torre de la Muerte.

• Monumento a los dulzaineros. Monolito de piedra situado en la Plaza dels Dolçainers y construido el año 1976 en memoria y homenaje a los dulzaineros de Tales.

• El Portalet. Se trata de un ejemplo de arquitectura civil de origen árabe, está compuesto de dos arcos de medio punto que permiten el paso de una calle a otra por debajo de dos viviendas.

• El Llavador. Es un lavadero que data del siglo XIX, su estructura de piedra en forma de tres arcos de herradura apuntados sostienen el tejado bajo el cual pasa la acequia que recoge las aguas del río Veo, mediante una azud aguas arriba. Se encuentra en el margen fluvial donde confluyen el barranco de Castro y el río Veo. Ha sido restaurado recientemente y se encuentra en muy buen estado de conservación.

• Horno Moruno. Se trata de una construcción de piedra calcárea representativa de la antigua artesanía y los oficios del Espadán. Este horno, enclavado dentro del muro de un ribazo de piedra en seco se encuentra en perfecto estado de conservación, antiguamente se servía para la cocción y elaboración de tejas, bardos y azulejos.

• Horno de Cal. También denominado calera, se trata de una estructura circular de piedra en seco donde antiguamente se obtenía cal para encalar las viviendas mediante el proceso de combustión de roca caliza a altas temperaturas.

Museo Etnologico

El Museo Etnológico de Tales, declarado colección museográfica permanente por la Conselleria de Cultura, se encuentra en el casco antiguo de municipio, en uno de los edificios más antiguos del pueblo y forma parte de uno de los trece molinos que tenía el municipio en la antigüedad. El museo cuenta con tres plantas que mantienen su distribución original, su estructura es totalmente de piedra y su tejado fue reconstruido intentando reproducir con fidelidad a la arquitectura original de caña y teja. También se restauraron las escaleras respetando su forma original. En la planta baja podemos visitar una almazara con dos prensas, la más pequeña es originaria del molino y se usaba con carácter particular para obtener de cada cosecha aceite para la familia propietaria; La otra más grande se adquirió de segunda mano cuando el molino pasó a formar parte de una sociedad integrada por 24 socios. En las plantas superiores existe una representación de lo que sería una vivienda del siglo XIX, así como también indumentaria tradicional, utensilios y herramientas de labranza. Todos los objetos forman parte de donaciones que en su día hicieron los vecinos de Tales.

Patrimonio Cultural

Tales ha sido desde hace siglos cuna y referente del mundo de la dulzaina y el tabal, la tradición musical del pueblo es conocida a lo largo y ancho de la Comunidad Valenciana, y en especial la figura del Dolçainer de Tales. Ésta tiene su origen en una figura real que siglos atrás llevó las melodías de la dulzaina y el tabal a todos los rincones de la geografía valenciana, española y del extranjero, y ante personajes tan ilustres como los reyes. El Dolçainer de Tales representa hoy en día la esencia de una parte de la música tradicional valenciana que continúa hoy enseñándose a adultos y niños a través de l'Escola de Dolçainers i Tabaleters de Tales.

Anterior Indice Siguiente