Datos Técnicos

Ruta

Esta semana nos acercamos a la población de "Mora de Rubielos". Cruzamos el pueblo y seguimos por la carretera en dirección hacia "Valdelinares". Después de un buen tramo comenzamos ha subir el "Puerto de San Rafael". Mas o menos a mitad de la subida encontramos el punto de inicio en la parte izquierda de la carretera. Siguiendo las señales bajamos por pista de tierra junto al "Barranco de los Lobos". Nada mas empezar nos encontramos con unos pequeños amigos...

LLegado el momento giramos hacia la izquierda, abandonando la pista y así acortando unos metros, aunque a la vuelta si seguimos por la pista. También encontramos una senda, señalizada con unos fitos, por la que también podremos acortar distancias y hacer la ruta un poco mas divertida. Llegamos hasta el área recreativa y fuente "Fuennarices", de uso "Forestal". Un bonito rincón donde poder sentarnos y de disfrutar del silencio que nos envuelve.

Seguimos bajando y vemos un cartel indicándonos nuestro siguiente destino. Vemos que hay una senda a cada lado del río, ambas llevan al mismo sitio, pero si el río baja con mucho caudal es mejor coger la senda de la izquierda, porque por la de la derecha tenemos que cruzarlo en varias ocasiones y se puede hacer un poco difícil. En escasos 150m llegamos a un mirador natural encima de la cascada, y en pocos metros vemos unos escalones que nos llevan directos hasta la "Cascada de la Hiedra".

Para poder acceder hasta la misma cascada hay dos formas, una justo detrás del cartel informativo y otra un poco mas abajo junto a un árbol, por ambas hay que trepar, por lo que hay que tomar todas las precauciones. Después de disfrutar de este precioso paraje, volvemos por nuestros pasos hasta la fuente. Justo encima de esta nace una senda con un cartel indicativo. Nos metemos de lleno en el "Barranco de los Arcos". En pocos metros llegamos hasta el "Arco de la Piedra", que da nombre ha este barranco. Otra de esas cosas que ocurren en la naturaleza....

Volvemos por nuestros pasos, de nuevo hasta la fuente, donde aprovechamos para almorzar. Después de un buen cafetito volvemos por la pista, esta vez sin coger atajos hasta llegar al coche, dando fin a una ruta para toda la familia por los alrededores de "Mora de Rubielos".