Datos Técnicos

Ruta

Para realizar esta ruta es imprescindible llevar G.P.S, aunque hay bastantes señales en ocasiones es difícil saber cual es nuestro camino. También es importante llevar suficiente agua. Nos acercamos a la población de "Albarracin", aparcamos el coche junto al parking de la entrada del pueblo. En el puente vemos las primeras señales que seguimos. LLegamos a una rotonda con un panel indicativo. Cogemos la calle de la derecha, en pocos metros, vemos a nuestra izquierda que nace un camino que cogemos. Después de unos metros llegamos a una nave con una ballena encima. Justo detrás hay un camino a nuestra derecha que cogemos. Este camino nos lleva directos hasta el bosque de "Rodenos", una maravilla de la naturaleza.

Entramos de lleno en el "Barranco del Cabrerizo", donde encontramos el primer abrigo de la mañana con sus pinturas rupestres.

Seguimos por esta fantástica senda, cruzando varias veces el río y en ocasiones teniendo que evitar el frondoso bosque bajo, que nos encontramos. LLegamos a un cruce, hacia la derecha subimos hasta el mirador en ida y vuelta. Hay unos escalones que nos hacen mas fácil el ascenso, vale la pena subir.

Volvemos hasta la senda anterior y después de una pequeña subida llegamos a un camino que nos lleva hasta el área recreativa del "Navazo", cruzamos la carretera y a la izquierda del parking encontramos el camino a seguir. Desembocamos en la carretera que volvemos a cruzar siguiendo las señales informativas. En pocos metros llegamos hasta un nuevo "Abrigo" con mas pinturas.

Seguimos la senda que hay justo detrás del abrigo, llega un momento que la senda desaparece, pero guiándonos con el G.P.S, vamos sin problemas por este magnifico bosque de grandes piedras y rodeno. Pasaremos por algunos miradores naturales que vale la pena desviarse de nuestro camino para disfrutar. LLegamos hasta el mirador oficial ya con vallas de madera y con unas vistas increíbles de toda la sierra e incluso se ve la nieve de "Jabalambre".

Bajamos del mirador por la senda muy bien marcada y solo tenemos que seguir las señales que nos indican donde están los abrigos con las pinturas, son caminos de ida y vuelta, en algún caso hay que subir un pequeño tramo, pero vale la pena el esfuerzo.

Después de visitar todos los abrigos y sus pinturas seguimos por esta bonita pista. Desembocamos en un camino un poco árido y al fondo ya vemos la población. No desaprovechamos la ocasión y nos damos una vuelta por este fantástico pueblo y disfrutar de su encanto.

Después de este fantástico paseo volvemos hasta el coche y damos fin a una maravillosa aventura por los alrededores de "Albarracin".